close

En la Ruta de los Cenotes se encuentra el Cenote Azul, a escasos 100 metros de la carretera entre la selva, rodeada de la vegetación y a flor de la tierra a cielo abierto, se encuentra este maravilloso lugar.

Al entrar a pocos pasos veras un pequeño cenote con piedras grandes de color blanco que resaltan los bagres y peces que en el habitan, puedes sentarte, disfrutar de la naturaleza y sumergirte sin necesidad de hacer grandes esfuerzos, es ideal para los más pequeños de la casa.

En frente hay otro espacio abierto rodeado de grandes piedras, que los arboles cubren de sombra, lo que le da al agua tonos verdes. Puedes accedes por una piedra que naturalmente tiene un escalón o bien bajar por las escaleras de madera. Enseguida los peces te dan la bienvenida y te invitan a nadar, esta parte no es baja y no hay donde descansar o pararse, por lo que hay que tener cuidado para pasarla bien.

Más adelante veras diferentes caminos cómodamente equipados con bancas para que puedas descansar o dejar tus cosas, enseguida se despeja todo y veras el cenote más grande que los dos primeros, se encuentra dividido por puentes de metal cubiertos de alfombra para su mayor comodidad.

La primera parte y la más profunda en sus bordes tiene piedras grandes para que poco a poco entres y puedas nadar en sus aguas frescas de color azul, tiene una larga soga que te lleva a una pequeña cueva en la que te puedes sentar y admirar el cenote desde otra perspectiva. Mientras nadas podrás admirar en su interior rocas enormes que alguna vez fueron la cúpula de este lugar, además de ver a juguetones peces que te siguen a todas partes en busca de alimentarse.

También cuenta con una plataforma para quienes les encanten tirarse unos clavados y disfrutar de la adrenalina que esto produce.

Cenote Azul en la Riviera Maya
En un costado hay un pequeño túnel de piedras que te conectan con la segunda sección, la cual, si deseas tomar, deberás tomar mucho aire y pasar por debajo de las enormes rocas, cruzando el canal de apenas unos 8 metros de largo, sin duda para quienes gustan de la adrenalina o el buceo les encantara.

Ya encontrándonos del otro lado, el área es de tonos verdes debido a que las piedras casi sobresalen y con la ayuda del sol han formado diminutas algas que las cubren por completo, ayudando a mantener limpia el agua y darles alimento a los peces. Debes tener mucho cuidado ya que son resbaladizas, aquí puedes sentarte mientras recibes el masaje de los peces y nadar un poco en sus partes ondas.

Este lugar cuenta con estacionamiento para que no dejes tu vehículo en la carretera, cuenta con una tienda de artesanías, baños y cambiadores.

El Cenote Azul se encuentra ubicado en el Km 266 sobre la carretera CancúnTulum, pasando el Hotel Barceló, a 15 min de Playa del Carmen.